La confederación Perú – Bolivia para Tercero de Secundaria

Aquí podrás descargar GRATIS una ficha sobre La confederación Perú – Bolivia para Tercero de Secundaria o estudiantes que tengan 14 años de edad. Este recurso educativo pertenece al curso de Historia y lo podrás adquirir GRATIS en formato PDF.

Muestra de la Ficha de La confederación Perú – Bolivia

Ahora te presentaremos una muestra de la 1era PÁGINA de la ficha de La confederación Perú – Bolivia.

Modelos de la Ficha de La confederación Perú - Bolivia para Tercero de SecundariaEsta ficha de trabajo educativa sobre La confederación Perú – Bolivia lo obtendrás gratuitamente y de manera rápida.

Descarga GRATIS esta Ficha de Trabajo

En esta parte te dejaremos los enlaces para que puedas obtener esta maravillosa ficha de La confederación Perú – Bolivia, esperamos que te ayude en tu labor educativa, puedes seleccionar la opción que tu prefieras.

Opción A – PDF | Opción B – PDF

La Confederación Peruano – Boliviana (1836-1839)

Introducción

Las propuestas para la formación de la Confederación

Muchos de los caudillos militares no sólo consideraron necesaria la unión de estos territorios, sino que elaboraron propuestas para la formación de un solo Estado que uniera Perú y Bolivia, pero que presentara, a su vez, una división interna en tres estados confederados.

Éste fue el proyecto original de la Confederación. No obstante, a partir de esto, cada caudillo planteó no sólo diferentes formas de gobierno y manejo de los Estados, sino que intentó convertirse en el líder de la Confederación. Veremos, pues, que, mientras Salaverry estaba en contra del proyecto, Gamarra lo consideraba como una respuesta al centralismo limeño, y Santa Cruz como una forma de otorgar un papel protagónico al territorio boliviano.

El pacto de junio de 1835 y la lucha entre facciones

Gamarra y Santa Cruz establecieron un primer acuerdo, pero como Santa Cruz no quiso que este proyecto dependiera exclusivamente del triunfo de Gamarra, decidió realizar otro pacto, que fue firmado en junio de 1835 por los delegados de Santa Cruz y Orbegoso.

El primero se comprometió a convocar dos asambleas –norte y sur- para someter a votación el proyecto de la Confederación; el segundo puso su ejército al servicio de la pacificación interna peruana. Entonces, Gamarra decidió aliarse con Salaverry, que se oponía a la formación de la Confederación.

Debido a lo irreconciliable de las propuestas, se iniciaron violentos enfrentamientos entre ambos bandos. En 1835, Gamarra huyó a Lima luego de su derrota frente a Santa Cruz.

Salaverry reinició los ataques en contra de los partidarios de la Confederación; sin embargo, a inicios de 1836 fue derrotado en la Batalla de Socabaya. Si bien en algún momento Santa Cruz prometió respetar la vida de sus contrarios, al obtener una victoria definitiva prefirió aplicar la sentencia de muerte, y Salaverry fue fusilado en la Plaza de Armas de Arequipa el 18 de febrero de 1836.

La Confederación

Luego de las victorias de las fuerzas partidarias de la Confederación, Orbegoso y Santa Cruz convocaron en 1836, según lo pactado, a las siguientes asambleas: Sicuani, que reunió a los bolivianos, y Huaura, en el norte del Perú. Las dos aprobaron la Confederación y eligieron como presidentes a Pío Tristán (Estado Surperuano), Orbegoso (Estado Norperuano).

Establecimiento De La Confederación Y Congreso De Tacna

Luego de una entrada triunfal en la capital, Santa Cruz estableció oficialmente la Confederación el 28 de octubre de 1836. Seguidamente se inició la discusión sobre la estructura del nuevo Estado y la redacción de una nueva Constitución en el Congreso de Tacna.

Para 1837, representantes de los tres estados juraron lealtad a la Confederación en el Pacto de Tacna, y se promulgó la Constitución de Tacna, que fue de corte conservador y autoritario. Dicho documento otorgó a Santa Cruz el cargo de Supremo Protector.

Principales Obras De La Confederación

Se llevó a cabo la recopilación de censos regionales –que arrojaron una cifra de 1 373 736 habitantes repartidos en el norte y sur peruanos-, se adaptaron y aplicaron los códigos judiciales franceses, descartando la reglamentación colonial utilizada hasta ese entonces y, por último, se estableció un Reglamento de Comercio y Aduanas que decretó puertos libres a Paita, Callao, Arica y Cobija.

El objetivo económico y geopolítico de Santa Cruz era convertir a la Confederación en uno de los Estados más poderosos de Sudamérica, lo cual despertó recelo en países como Chile y Argentina. El primero, liderado por el presidente chileno Joaquín Prieto y el ministro Diego Portales, consideró que era un peligro para el equilibrio político de las naciones sudamericanas y que atentaba directamente contra el comercio chileno, ya que se había declarado Arica puerto libre y se hacían concesiones a los buques que no anclaban en puertos chilenos.

Declaratoria De Guerra

Así, y usando como pretexto el apoyo otorgado por Orbegoso al ex presidente chileno Ramón Freire –enemigo político de Prieto–, Chile declaró la guerra a la Confederación el 28 de diciembre de 1836. En mayo del año siguiente el dictador argentino Juan Manuel Rosas se unió a esta declaración, pero casi un mes después la retiró debido a presiones internas.

Guerra Contra La Confederación

Tanto el Gobierno chileno como el peruano tuvieron intenciones de ir a un enfrentamiento armado, por eso es importante considerar también la opinión pública en torno al tema. En este sentido, el malestar público ante una guerra inminente fue compartido tanto por el pueblo chileno como por el peruano.

El primero manifestó su rechazo con un alzamiento armado en junio de 1837 pero, aunque éste cobró la vida del ministro Portales, el Gobierno chileno siguió preparando la campaña contra el Perú. El pueblo peruano no sólo se mostró reacio a la idea de enfrentarse con los exiliados peruanos, sino que además estaba hastiado por los frecuentes enfrentamientos militares internos. Sin embargo, igual que su contraparte chilena, el Gobierno peruano siguió adelante con los preparativos.

Las Campañas Restauradoras

A las campañas contra la Confederación se les llamó «campañas restauradoras», porque su objetivo era la «restauración» de la unidad peruana. Estas campañas fueron organizadas por el Gobierno chileno con el apoyo de los peruanos exiliados que estaban en contra de la Confederación.

Primera Campaña

La primera campaña restauradora tuvo al mando del Ejército al almirante chileno Manuel Blanco Encalada, que fue secundado por el peruano Gutiérrez de La Fuente. Esta primera campaña zarpó desde Quillota y llegó al puerto arequipeño de Islay en setiembre de 1837, pero no tuvo éxito debido a la identificación del sur peruano con la Confederación, el poco impacto de Gutiérrez de La Fuente como caudillo y la derrota frente a Santa Cruz en la Batalla de Paucarpata. Blanco Encalada se vio presionado a firmar el Tratado de Paucarpata, que comprometió al Perú a pagar la deuda de la Independencia contraída con Chile, e, incluso, buscó establecer acuerdos comerciales. A pesar de ello, el Congreso de Chile no ratificó el tratado y el presidente Prieto mandó organizar la segunda campaña.

Segunda Campaña

La segunda campaña fue comandada por el chileno Manuel Bulnes, secundado en esta ocasión por Gamarra. Se decidió el desembarco en Ancón debido al clima hostil de Lima frente a la Confederación.

A pesar que en Lima se proclamó el fin de la Confederación, los peruanos se negaron a unirse al ejército restaurador chileno. En agosto de 1838, el ejército chileno ganó la Batalla de Portada de Guía, motivo por el cual Orbegoso y Nieto se refugiaron en el castillo del Callao. Santa Cruz consideró esto como un acto de cobardía y reemplazó a Orbegoso en la presidencia de los Estados del Norte por Riva-Agüero.

Fin de La Confederación

No fue sino hasta inicios de 1839 que el triunfo chileno fue decisivo, con la derrota del ejército confederado en la Batalla de Yungay. Santa Cruz admitió oficialmente su derrota frente a Bulnes y disolvió la Confederación. Luego se desterró voluntariamente a Guayaquil y, finalmente, se retiró a Francia, donde murió en 1865.

Gamarra, que ya había sido nombrado presidente provisorio, decidió convocar a un Congreso Constituyente en Huancayo que lo ratificó como presidente constituyente en agosto de 1839. De este modo se inició el gobierno bautizado como «la restauración».

La Posición de Chile

Los gobernantes chilenos, especialmente el enigmático pero omnipresente ministro Diego Portales, percibieron rápidamente el riesgo político y comercial que representaba la confederación. El proyecto podía ahogar la hegemonía que Portales quería para Chile en el Pacífico Sur.

Ya la ley de puertos libres había dado la voz de alerta por la crisis que generó en Valparaíso; su producción de trigo, además, podía colapsar. Por ello el ministro Portales, en una carta dirigida en 1836 a Manuel Blanco Encalada, Jefe de las Fuerzas Navales y Militares chilenas, le planteó el problema con toda claridad; no había otra salida: Santa Cruz y su confederación debían desaparecer del mapa.

Por ello es comprensible el apoyo que dio Chile a los enemigos, tanto peruanos como bolivianos, de la confederación. Un sector de la oposición peruana, más conocido como «los emigrados», estuvo en Santiago coordinando el ataque a la confederación y prestando ayuda para acabar con Santa Cruz. El más conspicuo del grupo era Gamarra, quien estuvo acompañado por Ramón Castilla, Manuel Ignacio de Vivanco, Antonio Gutierrez de la Fuente y el escritor Felipe Pardo y Aliaga.

El conflicto desatado por la confederación no puede reducirse a una guerra comercial. También fue una guerra ideológica librada por periódicos y panfletos que competían descarnadamente en defensa de uno u otro bando. Los más agresivos y recalcitrantes fueron, desde luego, los enemigos del proyecto, especialmente la pluma del poeta y satírico limeño Felipe Pardo y Aliaga.

Pardo incriminaba a Santa Cruz su condición de extranjero, y se tornaba más radical cuando se refería a su condición étnica pues lo llamaba «Indio» o «Cholo» pese a que el padre de Santa Cruz había sido un criollo peruano nacido en Huamanga, educado en el Cuzco y enrolado en los ejércitos patriotas de San Martín. El estigma venía de la madre: una indígena aymara de apellido Calahumana. En este sentido, los epítetos abundaron: Alejandro Huanaco, jetiskán o cholo jetón.

Actividades de la Ficha sobre La confederación Perú – Bolivia

En esta ficha de trabajo también observaras algunas actividades de La confederación Perú – Bolivia donde los estudiantes de tercer grado de secundaria podrán desarrollar y poner a prueba su aprendizaje. Ahora te mencionaremos algunas de estas actividades:

1.- La base jurídica de la confederación estaba en:

  1. El poder de Santa Cruz
  2. La ley de puertos libres
  3. El Congreso de Tacna
  4. La Constitución Autoritaria de 1937
  5. El código civil y penal de 1837

2.- Entre los enemigos más poderosos de la confederación y del propio Santa Cruz estaban:

  1. Los peruanos emigrados a Chile
  2. Los proyectos de Diego Portales
  3. La falta de integración vial del territorio confederado
  4. El caudillismo y la desintegración social
  5. El autoritarismo de la época

3.- El principal opositor extranjero al proyecto de la Confederación fue:

  1. Joaquín Prieto
  2. Diego Portales
  3. Manuel de Rosas
  4. Samuel Garfield
  5. James Monroe

4.- La Confederación Perú-Boliviana estuvo formada por

  1. Cuatro estados.
  2. Dos estados.
  3. Tres estados.
  4. Siete estados.
  5. Cinco estados.

5.- Indique la alternativa que completa adecuadamente el enunciado siguiente: Un ejército organizado desde……….… destruyó la Confederación Perú-Boliviana dirigida por………….….

  1. Argentina – Salaverry
  2. Chile – Santa Cruz
  3. Bolivia – Gamarra
  4. Perú – Castilla
  5. Paraguay – Choquehuanca

Esperamos que esta ficha didáctica sea de gran ayuda en el proceso de enseñanza a los estudiantes que cursan el 3ro año de la secundaria, ten en cuenta que este tema de La confederación Perú – Bolivia pertenece al curso de Historia.

En esta web educativa te compartimos más fichas de trabajo de todos los grados y de todos los cursos, si deseas puedes buscarlos y descargarlos.

Más Fichas de Historia para Tercero de Secundaria

En nuestro sitio web encontraras otras fichas educativas de Historia para estudiantes de Tercero de Secundaria, si deseas saber cuales esos fichas, aquí te dejamos el siguiente enlace:

▷ ▷  14 Fichas de Historia para Tercero Grado  ◁ ◁

Si buscas materiales educativos de todos los cursos para estudiantes de Secundaria, te invitamos a revisar el siguiente enlace:

Fichas de Historia para 3ro de Secundaria

«¿Que opinas sobre este material educativo de Historia para estudiantes de  Tercero Grado?, puedes dejarnos tu comentario en la parte de abajo»

Otros Materiales Educativos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona el contenido que desees: 👇
Ir arriba